viernes, 7 de marzo de 2014

MEDIANTE UNA CHARLA TELEFÓNICA

Los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Barack Obama y Vladimir Putin, mantuvieron
 una extensa conversación telefónica sobre la crisis ucraniana en la que el primero le
 comunicó las sanciones impuestas contra Moscú y el ruso advirtió que en Ucrania
 hubo un golpe de Estado. 

Tras comunicarle las sanciones decididas por Estados Unidos, Obama insistió en 
que todavía existe "un camino para solucionar la crisis en Ucrania por vías diplomáticas",
 según informó la Casa Blanca en un comunicado. 

Obama insistió en que la solución pasa por que "los gobiernos de Ucrania y Rusia 
sostengan conversaciones directas, facilitadas por la comunidad internacional" y
 Moscú acepte el despliegue de "observadores internacionales que aseguren los 
derechos de todos los ucranianos, incluidos los de etnia rusa", en preparación
de las elecciones de mayo. 

En la conversación, cordial pero tensa por momentos, Putin coincidió en la 
"importancia fundamental de las relaciones entre ambos países para garantizar 
la estabilidad y la seguridad en el mundo". 

Y fue más allá al sostener que esas relaciones "no deben ser sacrificadas por las 
diferencias individuales, aunque muy importantes, respecto a los problemas internacionales". 

Sin embargo, el mandatario ruso le advirtió a Obama que lo sucedido en Ucrania
contra el destituido presidente Viktor Yanukovich "fue un golpe de Estado que no 
tiene respaldo nacional", según el comunicado dado a conocer por el Kremlin. 

Y aseguró que las nuevas autoridades ucranianas "imponen medidas ilegítimas en las
 regiones del sureste, el este y en Crimea".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

EL TIEMPO EN NUESTRA CIUDAD

HORA EN NUESTRA CIUDAD

104.1